Olvidando el pasado - 16ª Parte

*Perdon por tardar tanto en volver a actualizar esta historia, pero siempre crei que nadie la leia, me hicieron feliz cuando vi que habia gente a la que le gustaba, por eso voy a ir publicando espero que un capitulo por semana, si mi agenda me lo permite claro. Les agradeceria que me dejaran algun comentario para saber que les gusta, GRACIAS*


16ª Parte - Por tu culpa no me puedo enamorar de ella.


¿Habéis vivido alguna vez un amor apasionado? ¿Ese amor que sientes muy profundo, qué te hace sonreír sin ni siquiera verlo? ¿Un amor que puede arreglarlo y destruirlo todo al mismo tiempo? ¿Un amor verdadero? Puede que ahora estés pensando en ese chico o chica que te hizo sentir la persona más afortunada del mundo, o tal vez en la que más daño te causo y te hizo crecer. Da igual en la persona que estés pensando si al leer la pregunta pensaste en el o ella es porque realmente le quisiste. Cosa muy diferente es lo que les ocurre a Yunho e Iris, ellos se quieren mucho, pero no de la manera en la que se empeñan en sentirlo… y toda esa confusión los está llevando a una situación que se les empieza a descontrolar.

No pueden estar más de diez minutos juntos, si lo hacen empiezan a esquivarse. Si Gema esta cerca Yunho esquiva aún más a Iris, y esta, con la excusa de que Tamara es nueva en el grupo y que no quiere que se sienta sola no le echa nada de cuenta al que es su supuesta pareja. Pero esta situación no puede seguir así, y ninguno quiere afrontarlo, ninguno quiere dar el paso para solucionarlo todo de una vez. Es tan frustrante que cada uno busca su escapatoria como puede… Yunho corriendo, con su música, así se evade del mundo. Iris prefiere pasear por lugares por donde no haya nadie, así si quiere llorar no tendrá que esconderse.

Es increíble, pero la vida a veces está llena de sorpresas, unos las llaman casualidades, yo las llamo destino. Es curioso que huyas de tus miedos y te encuentres con ellos en el rincón más oscuro del mundo. Ella lloraba en un columpio y el pasaba corriendo por aquel parque. Una vez más con complicado libro de sus vidas los hacia enfrentarse y plantarle cara a la situación.

El bajó su música y se sentó en el columpio de al lado, ella lo miró y se secó las tímidas lágrimas que querían escapar de sus brillantes ojos.

-Parece que todo quiere que acabemos con esta situación. – dijo el mirándola tiernamente.
-Yunho… tal vez no estemos destinados a estar juntos, ¿no crees?
-Si, yo también creo que entre nosotros lo que debe haber no es más que una profunda amistad.
-Vaya… parece que al final no era tan difícil de solucionar.
-Cierto, es que, en realidad, no teníamos mucho que decir, ambos sabíamos que ya había terminado todo. Perdóname por confundir mis sentimientos y haberte hecho pasar tan mal rato.
-Bueno, yo no se siquiera si llegue a confundirlos, así que la que más debe pedir disculpas soy yo… ¿me perdonas?
-Pues claro – los dos se levantaron y se dieron un abrazo - ¿cómo no voy a perdonar a mi mejor amiga? – volvieron a sentarse.
-¿Cuándo te diste cuenta de que no sentías nada por mi?
-Cuando hablé con Gema, en ese momento lo comprendí todo. Entendí que lo que yo quería era protegerte, cuidarte, tal vez para compensar el pasado. Además creo que le debo una disculpa a mi corazón, he tenido delante a la persona que realmente quería y me he forzado en ignorarlo.
-¿Es Gema verdad?
-¿Y tú como lo sabes?
-Es fácil, siempre que ella estaba cerca tu sonrisa era más grande, además la miras con un brillo diferente en los ojos que te delata.
-Pues sí, es ella. Lo malo es que me he dado cuenta demasiado tarde. Cuando me dijo que estaba enamorada sentí como si me apretaran el pecho muy fuerte, lástima que quiera a otro.
-No te des por vencido tan rápido Yunho… las cosas no son siempre lo que parecen.

Siguieron hablando un rato más, pero de cosas sin importancia. Al roto se despidieron y el reanudó la marcha mientras ella permaneció allí sentada. Después de aquella conversación con Yunho sobre sus sentimientos y sobre Gema, Iris había comenzado a comprender cosas a las que se negaba. Empezó a entender porque cuando el estaba cerca se sentía cohibida, tímida, intranquila… ella no quería sentir aquellas cosas y menos por aquella persona, tal sensación la hizo llorar.

El no estaba muy lejos, iba mucho por aquel parque casi nunca había nadie. Cuando la vio llorando en aquel lugar no supo que hacer, si acercarse o hacer como si no hubiese visto nada. Al final decidió acercarse. Ella tenía la mirada perdida, no notó su presencia hasta que le habló.

-Deja de llorar que tus ruidos molestan a la gente. – Ella se volvió desganada y al verlo allí se sorprendió, tardo un poco en reponerse y cuando lo hizo le contestó.
-¿Gente? Aquí solo estamos tú y yo, y que te moleste a ti me importa más bien poco.
-¿Qué puede hacer llorar a alguien que no tiene corazón?
-¿Y a ti que te importa?
-En realidad nada, pero me intriga como alguien que no tiene sentimientos puede llorar tan amargamente como lo estas haciendo.
-Cuando descubres cosas que no quieres aceptar… hasta la persona más fría del mundo puede llorar –esa respuesta lo dejó impactado, tal vez por todas las cosas que había descubierto el hace poco y las que tampoco quería aceptar.
-Bueno aunque descubrir la verdad sea doloroso siempre es mejor que vivir una mentira.
-Casi prefiero vivir mi propia mentira – ella empezó a columpiarse – descubrir que amas a alguien que jamás te corresponderá, saber tantas cosas de esa persona y sentirte culpable de lo que le pasa. No quiero estos sentimientos, quiero que desaparezcan.

El no dijo nada, se limitó a observarla, el tampoco quería sentir lo que sentía, pero no tenía valor para afrontarlo, por eso se quedó allí mirando a iris, observando como las lágrimas recorrían su cara y deseando que algún día pudiera echarle valor y poder afrontarlos, igual que ella, y si era necesario llorar para poder desahogarse.
Yunho siguió corriendo y llegó a casa de Gema, no sabía porque pero sus piernas lo habían llevado hasta allí. Se armó de valor y llamó, fue Gema la que le abrió, le invitó a pasar, estaba sola en casa y veía una película. Le ofreció un refresco y se sentaron a charlar.

-Oye Gema… siento haberme presentado así de repente, es que creo que tengo que decirte algo.
-No te preocupes, me tienes aquí siempre que me necesites, ¿has solucionado ya lo tuyo con iris?
-Si, ya lo hemos hablado y lo hemos dejado, los dos sabíamos que esto no llegaría a ningún sitio.
-¿Entonces todo bien?
-Perfecto.
-Me alegro.
-¿Puedo hacerte una pregunta? –ella asintió – Cuando me dijiste que la persona de la que estabas enamorada tenía pareja… ¿si no la tuviera te declararías?
-Si.
-¿Aunque te pueda rechazar?
-Si. Yo lo quiero, yo quiero que el sepa lo que siento por el. Si no está enamorado de mí me dolerá, pero al menos ya no tendré la espinita clavada de el que hubiera ocurrido si me hubiese declarado.
-Es que… es por tu culpa que no me puedo enamorar de Iris, porque estoy enamorado de ti. – Ella lo abrazó – Te quiero Gema.
-¿Sabes cuanto tiempo he soñado con este momento? - A el no le hizo falta una palabra más, la abrazó y la beso apasionadamente.

Desde aquel día se convirtieron en otra pareja más de aquel grupo de amigos.

¿Qué es lo que le pasa a Iris? ¿Y a Jejung? ¿Por qué comprende tan bien a Iris?


Continuará ---------------- 17ª Parte - UN PASADO OSCURO

2 comentarios:

Kumiko dijo... @ 14 de abril de 2009, 5:08  

continuala!!!!
que yo esto ya me lo e leioooo xD

Valentina dijo... @ 22 de abril de 2009, 8:43  

xfiii!!
continuaa!!
me mueroo por seguir leyeendolaa!!